dissabte, 23 de novembre de 2013

ADRIÀ


En la astronomía, cielo es sinónimo de esfera celeste: una bóveda imaginaria sobre el cual se distribuye el Sol, las estrellas, los planetas y la Luna. La esfera celeste se divide en las regiones denominadas constelaciones. En mitología, entre los romanos, nombre latino del dios Urano y de las deidades preolímpicas. En meteorología el término de cielo hace referencia a la zona más gaseosa de la atmósfera de un planeta. El color del cielo es resultado de la gran interacción de la luz solar con el atmósfera. En un día de sol el cielo de nuestro planeta se ve generalmente celeste. El color varía entre el naranja y el rojo durante el amanecer y el atardecer. Cuando llega la noche al color pasa a ser un azul oscuro. Durante el día el sol puede ver en el cielo, a menos que esté oculto por las nubes. Durante la noche (y en cierto grado durante el día) la Luna, las estrellas y, en ocasiones, algunos planes vecinos son visibles en el cielo. Algunos de los fenómenos naturales vistos en el cielo son las nubes, el arco iris y la aurora. El relámpago se puede ver en el cielo durante las tormentas eléctricas. Como resultado de las actividades humanas, la neblina se ve a menudo sobre ciudades grandes durante las primeras horas del día. 

FOTOGRAFÍA LILIANA MIRET

Cap comentari:

Publica un comentari a l'entrada